Laura Lis

Color Luz

Color Luz evoca la evolución, técnica, visual y emocional. Se concibe como un renacer desde los orígenes, como si del paso del invierno a la primavera y el verano se tratara.

Juega con las formas geométricas combinándolas de modo que nos recuerden de manera abstracta a elementos que encontramos en la naturaleza como las flores, los insectos, que están escondidos, apagados en el invierno, y florecen y brotan en la primavera y el verano.

Color Luz simboliza el resurgir de la vida, la recuperación de la alegría y de la luminosidad tras un periodo de mayor oscuridad. De ahí el concebir la colección como una explosión de color que potencie los looks y el ánimo para despertar y destacar la felicidad, la alegría, la luz, que llevamos dentro.

Color Luz continúa sirviéndose del arte como inspiración, seña de identidad de Laura Lis Design.
Toma el testigo de la primera colección, Asimétrica, retomando su trabajo con las líneas geométricas y colores básicos propios del arte concreto, evolucionándolos. Color Luz es el fruto de experimentar con el círculo, el cuadrado y el triángulo como elementos esenciales y llegando a formas más complejas como el óvalo. Se crean así combinaciones de formas elocuentes a la vez que equilibradas.

Color Luz supone también un salto cromático. Introduciendo una nueva gama que deja atrás los colores seña de identidad de Asimétrica (rojo, azul y negro) para presentar piezas en otros tonos y combinaciones que evocan diferentes estados de ánimo. La idea es que Color Luz sea una paleta de colores que pueden ir cambiando en función del mes o de la estación del año y por eso mientras dure la colección, creando piezas de edición limitada.


Materiales y Técnica

En esta colección se utiliza de base el latón, que se moldea con corte láser, y se da un baño de oro de 24 quilates para conseguir el acabado dorado final. En el caso de los pendientes, se utiliza además plata de Ley 925 en la parte del palito. Se aplica un tratamiento hipoalergénico a todas las piezas para evitar reacciones en la piel.

El color se consigue por medio de esmaltes en frío y son colocados con mucho cuidado manualmente para conseguir los mejores resultados.

El acabado de cada pieza se hace de manera individual a mano con una dosis alta de amor, debido a la complejidad, no aparente, de cada pieza.